Conservación de árboles singulares

    Se intuye que los árboles singulares tienen algo de especial y muchas veces los seres humanos no sabemos valorarlos. En la mayor parte de los casos, se modifica el entorno de estos ejemplares sin ser conscientes de las consecuencias que puedan resultar de esta actuación.

    Nuestra misión es la conservación de árboles singulares y monumentales pero, es misión de todos cuidarlos y valorarlos.

    Los árboles constituyen un valioso patrimonio que debemos mantener porque son parte activa de nuestros municipios y hogares. Y gracias a ellos, nosotros mismos nos acercamos a la naturaleza y disfrutamos de un mayor bienestar y una mayor calidad de vida. Si se respetara el ciclo vital natural del árbol y su entorno no sufriera cambios tan drásticos, estos ejemplares no serían víctimas de la humanización.

    arbol monumental

    Un árbol puede tener la consideración de singular si es merecedor de medidas específicas de protección en atención a las excepcionales características de su porte, dendrometría, edad, rareza, significación histórica o cultural, interés científico, educativo, estético, paisajístico o cualquier otra circunstancia que le haga meritorio de una especial protección.

    Con el fin de preservar este patrimonio de todos, en Arbogal diseñamos las actuaciones necesarias para proteger y conservar estos ejemplares, y lo hacemos tratando a cada árbol con sus características, no sólo botánicas, sino también las relativas a su entorno, a su historia y a su tradición. Si detectamos a tiempo las carencias, podemos aplicarles algún tipo de tratamiento, bien sea de suelo o de copa (como cableado, poda…).

    Los tratamientos más frecuentes que solemos afrontar son:

    • Las descompactaciones, para mejorar la calidad del suelo
    • Los anclajes dinámicos, para evitar roturas de brazos importantes y caída de ramas sobre alguna diana
    • Las podas que el árbol precise, procurando ser lo más técnico posible a la hora de cortar

    Estos árboles son especiales y nuestro deber es tratarlos y mimarlos como tales.

    Algunos trabajos emblemáticos

    Entre otros muchos, nos han confiado la restauración del Carballo del Pazo de Cartelos (Lugo), considerado uno de los más grandes de España, con 37 metros de altura y 8,81 metros de perímetro, e incluido en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia de la Xunta de Galicia. En este caso, nos encargaron el saneamiento de la copa y la reducción puntual de alguna rama.

    En la Casa de Pita, en Vilatuxe (Pontevedra), Arbogal desarrolló una labor altruista para rescatar un roble centenario que precisaba actuaciones urgentes tras desgajarse una de sus ramas principales. La pérdida de uno de sus brazos provocó que la copa del árbol quedase descompensada, afectando a la carga que soporta el tronco. La intervención acometida buscó mejorar el estado fisiológico y biomecánico del ejemplar, reduciendo la copa y evitando roturas de los brazos principales en un futuro. En la actualidad, podemos seguir disfrutando de este magnifico árbol.

    Foto: Marcos Míguez – La Voz de Galicia

    En el Pazo de Armada, en Santa Cruz de Ribadulla (Vedra, A Coruña), se mejoró la estabilidad de un magnolio que estaba muy dañado en el cuello de raíz. Se colocaron anclajes dinámicos y se redujo la copa para aliviar la tensión de las fibras en la base.

    Pazo da Armada Vedra

    Foto de Merycremades

    Un impresionante pino manso del Pazo da Touza en Nigrán (Pontevedra) bifurcaba en la base y corría un serio riesgo de perder la mitad de su porte. A este ejemplar le colocamos unos pernos en la base (tornillos de 2,20m de largo) y le instalamos un cableado dinámico en la copa para asegurarla. Además, realizamos una poda de saneamiento para permeabilizar la copa.

     

    El ciprés de Monterrey del Pazo de Quintáns, en Meis, es un árbol gigantesco al que se le realizó una poda de saneamiento y, posteriormente, se le instaló un cableado dinámico en unas ramas con riesgo de rotura.

    Foto de Robur73

    En Arbogal queremos seguir con el cuidado y conservación de árboles singulares por eso, ponemos todo nuestro empeño en unir las fuerzas para conseguir que sean valorados.